Personas

El campo como fuente principal de nuestro oro negro y los perros adiestrados, han sido esenciales para la localización de las trufas que crecen bajo la tierra.

Pero la trufa, como todo material preciado, necesita un tratamiento delicado, del cual nos encargamos en Manjares de la Tierra con mimo y delicadeza, expertos en la limpieza y tratamiento del producto.

Forjado en estas raíces surge la idea de lanzar nuestro propio proyecto, fruto de la ilusión de tres mujeres, Mercedes, Lola y María Jesús, que en el año 2003 vimos necesario potenciar el valor de nuestros orígenes y de nuestra tierra como productora de las mejores trufas. Generando un nuevo modelo de negocio en Aragón, primera conservera de trufa, que nace y se dedica por y para este producto.

Está en nuestros objetivos compartir y enseñar las maravillas del este producto. Nuestra empresa nació en torno a la trufa. Amamos nuestra forma de vida y todo lo que rodea al sector. Estamos orgullosos de trabajar este producto, es nuestra misión que todo el que lo desee pueda disfrutarlo y conocerlo. Es fácil para nosotros compartir los secretos de este producto, disfrutamos lo que hacemos, por eso mantenemos la misma ilusión y ganas que cuando empezamos. Nuestro trabajo nos ha enriquecido como personas, hemos evolucionado aprendiendo con la experiencia, conocemos todos los secretos de la trufa gracias a nuestra dedicación y continua involucración en el sector.

Nuestro equipo

María Jesús

María Jesús o Chusa, para quien la conocemos bien, es nuestra jefa de producción, ella gestiona y selecciona cada trufa que sale de nuestras instalaciones, con más de 15 años de experiencia en el sector y una profunda pasión por la trufa es quien se ocupa de llevar al día nuestro almacén y controla que cada uno de nuestros productos esté elaborado con el mimo y la dedicación que son sello de Manjares de la tierra.

Su producto favorito es el Brandy con trufa, “Lo uso mucho en mi cocina, salsa de tomate albóndigas… todo lleva el sello de Manjares de la Tierra!”

Lola

Lola es la responsable de contabilidad de Manjares, lleva al día todo nuestro papeleo y además es la mano firme en los procesos de elaboración. Lola está en todo, pendiente de la cocción de nuestra trufa en su jugo y gestionando los pagos.

Una mujer todoterreno. Todo lo que sabe de la trufa lo ha aprendido en Manjares, la marca y ella son una.

El producto estrella de Lola es el foie con trufa, “Me encanta, para mí el mejor que he probado, tan solo con una tostada, es mi momento”.

Estefanía

Estefanía es la incorporación más reciente, como responsable de ventas. Habla inglés, francés y chapurrea el italiano.
Ella gestiona la logística y los pedidos. Viene de familia de truficultores y como tal su dedicación y entusiasmo por Manjares, la Trufa y Sarrión se impregna en todo su trabajo.

Estefanía reconoce su debilidad por el aceite de Manjares, “El poder desayunar con aceite de oliva virgen extra y nuestra tuber melanosporum es un placer diario al alcance de todos”.